miércoles, 1 de febrero de 2012

Política exterior del gigante asiático: La geoestrategia de Rusia

Introducción
Ya prometido e iniciado durante el segundo mandato de Borís Yeltsin (de 1996 a 1999), y apoyado de manera más significativa por su sucesor Vladímir Putin,  la recuperación de la diplomacia rusa, después del período de confusión que siguió al desmembramiento de la Unión Soviética, sobre todo se basó en cierto realismo político en el cual las principales preocupaciones se orientaron a los intereses nacionales de Rusia. La voluntad de los dirigentes rusos de recuperar el antiguo prestigio de su país en cuanto visible e indiscutida superpotencia, es uno de los asuntos destacados (en lo que se refiere a diplomacia) de este inicio del siglo XXI.

Eventos recientes posteriores al año 2008

De Kosovo a Osetia del Sur


El 17 febrero 2008, Kosovo proclamó su independencia de Serbia, y entonces Estados Unidos y también como una decena de países europeos, reconocieron inmediatamente a la nueva república (ver imagen arriba).

Unos días antes, concretamente el 14 febrero 2008, y ante la casi segura declaración unilateral de independencia de Kosovo, el Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas se reunió de urgencia siguiendo el llamado realizado por Moscú para examinar esta cuestión, la que se encontraba congelada desde el año 1999.


Durante esa sesión, solamente uno de los 15 estados miembros, Rusia, demandó que la ONU declarara la proclamación « nula y sin efectos ». Dado el fracaso de esta reunión, Rusia anunció que « se sentía autorizada a establecer relaciones con cualquier Estado autoproclamado » , muy a pesar de los argumentos y amenazas de la Unión Europea, que entendía que Kosovo no podía ni debía considerase como un precedente para otros casos.

Ese mismo día de febrero 2008, las provincias secesionistas georgianas de Osetia del Sur y de Abjasia, reiteraron una vez más su demanda a Rusia, para que se les reconociera su independencia, en vista de una próxima unión federal de tres entidades. Y Rusia concretó su reconocimiento a los separatistas el 26 de agosto de 2008.

Mientras tanto y a pesar de estas presiones y veladas amenazas de represalia, otros estados aliados de los estadounidenses, progresivamente continuaron reconociendo la independencia de Kosovo.

El 30 diciembre 2011, 87 países de la comunidad internacional ya habían formalizado este reconocimiento, el último de ellos Santo Tomé y Príncipe.



Sin duda, la inestabilidad y las cuestiones políticas en esa región continúan planteándose, lo que en algún momento podría tener consecuencias desestabilizantes en un entorno más amplio.

Conviene tener una información más acabada sobre este tipo de tejes y manejes internacionales, aún cuando ellos nos parezcan alejados de nuestras preocupaciones diarias y de las de la nación en la que vivimos. Y para ello hoy día Internet nos ofrece posibilidades que hace solamente algunas decenas de años nos hubieran parecido una quimera. Usemos inteligentemente Internet y usémoslo más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada