lunes, 27 de enero de 2014

El enigmático "Planeta X" : Una incógnita del Sistema Solar que aún no ha podido ser del todo despejada

Introducción

A  nueve mil millones de kilómetros de distancia del Sol, existiría un décimo planeta en el Sistema Solar, que tal vez podría ser unas tres veces mayor que Saturno.

La existencia del "Planeta X" ya desde hace tiempo supuesta por varios astrónomos, se comprobaría indirectamente gracias a cálculos ejecutados por el matemático y experto en cometas Joseph L Brady (foto a la izquierda), del Laboratorio Científico Californiano, sobre las "desviaciones" verificadas en las órbitas de varios cometas, entre ellos el famoso Halley, pero también los cometas Olbers y Pons-Brooks, etc.

El aspecto inédito de las investigaciones de Brady consiste en el método que ha permitido al estudioso formular, por primera vez, la hipótesis no comprobable pero tampoco refutable, sobre la masa y la colocación del presunto planeta en un determinado punto del espacio.


Hasta el presente, aunque se han emitido diversas hipótesis sobre la existencia de un supuesto planeta ubicado más allá de Plutón, nadie ha sido capaz de calcular, sobre bases científicas razonables, sus eventuales características generales.

Brady, junto a un equipo de prestigiosos investigadores colegas, entre ellos Edna Carpenter y Francis McMahon, han logrado reunir un conjunto de observaciones matemáticas relativas a los misteriosos cambios registrados en la órbita del cometa Halley.

En la investigación se incluyeron algunos parámetros tomados de observaciones del cometa llevadas a cabo en la era precristiana.

Todo ello fue confiado a un especial calculador electrónico, que oportunamente programado, ha elaborado los datos disponibles emitidos bajo la forma de hipótesis, en relación a la "carta o ficha de identidad" del posible décimo planeta, sobre la base de que el mismo constituye una explicación lógica y científicamente válida, para explicar las "desviaciones" verificadas periódicamente en la órbita del citado cometa.Halley.

Las dimensiones y la ubicación del "Planeta X" según los términos sugeridos por el equipo de Brady, podrían perfectamente explicar, por un fenómeno de atracción gravitacional entre cuerpos celestes, los bruscos desplazamientos del astro cometario.


Aunque a simple vista, a algunos les pueda parecer poco ortodoxo el procedimiento empleado para descubrir al nuevo planeta y sus características generales, en los medios astronómicos se señala que también Neptuno y Plutón, muchos años antes de ser vistos por los telescopios, fueron localizados en el Sistema Solar, sobre la base de cálculos matemáticos y de "desviaciones" verificadas respectivamente en las órbitas de Urano y de Neptuno.

El octavo planeta del Sistema Solar, fue descubierto y ubicado en el espacio en 1846, sólo gracias a suposiciones análogas a las que hoy hacen posible considerar la existencia del "Planeta X".


En 1915, en otra situación similar, fue identificado Plutón, (ahora recatalogado como planeta enano) pero durante mucho tiempo considerado el noveno planeta, y como límite extremo del sistema de astros que gravita en torno al Sol. Este descubrimiento se debió al científico estadounidense Clyde William Tombaugh.


Como ya se realizaron dos descubrimientos concatenados, basados ambos en las "desviaciones" de la órbita del planeta inmediatamente anterior, la primera objeción que puede hacerse a la existencia de un ulterior cuerpo celeste del Sistema Solar, se funda en el hecho de que el solo descubrimiento de Plutón, habría debido sugerir datos suficientes para la localización del décimo planeta.


Sin embargo Brady señaló al respecto algunas consideraciones que, si bien no confirman su hipótesis, responden válidamente a la objeción :

1) Entre el descubrimiento "hipotético" de Plutón y el "real", transcurrieron unos quince años (de 1915 a 1930), aún trabajando con datos matemáticos precisos.

2) La escasa luminosidad de Plutón constituyó un gran obstáculo para su ubicación mediante el telescopio.

3) Desde su descubrimiento efectivo en 1930, hasta hoy día, solamente un cuarto del movimiento de revolución de Plutón en torno al Sol ha sido observado. Hasta el momento no se dispone, por lo tanto, de un cuadro completo de su órbita.

Todo ello significa que aún no ha sido posible basarse en la órbita del noveno planeta, para descubrir eventualmente al décimo.

Además, el Planeta X sería sumamente difícil de apreciar, dada su enorme distancia de la Tierra, y su colocación en un trozo de cielo rico en estrellas, que acaso resulten mucho más luminosas que el propio planeta.

Como tantas otras veces ha ocurrido en temas de astronomía, por el momento los datos son insuficientes como para aventuras tesis más firmes.

Y además, cuando en los círculos científicos más serios se admite que no se tiene certeza sobre tal o cual asunto, en muchos casos se disparan pronósticos y especulaciones de tipo apocalíptico, como por ejemplo los lectores podrán apreciar en el presente caso si acceden al documento titulado : "Planeta X - Información clasificada de personal interno de la NASA". Mis queridos y estimados lectores, lean y opinen, pues finalmente, el principal objetivo que en lo personal tengo al escribir este tipo de artículos en el presente weblog, es por un lado proporcionar información y afirmar conceptos, y por otro lado animar a cada quien a la reflexión personal y al debate.


Otros artículos cuya lectura se recomienda

* An Interview with Joe Brady
http://www.computer-history.info/Page1.dir/pages/Brady.html

* Is there a Planet X after all?, 29 de abril de 2011
http://www.straightdope.com/columns/read/2994/is-there-a-planet-x-after-all

* The Planet X Cover-up in the Mainstream Media
http://yowusa.com/planetx/2012/planetx-2012-03a/1.shtml

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada