miércoles, 20 de julio de 2016

Los dinoterios (colosales elefantes) y otras monstruosas criaturas prehistóricas, extinguidas por múltiples impactos de meteoritos: Alucinantes imágenes acompañan este completo informe


Introducción


Actualmente existen dos especies de elefantes, el hindú y el africano, pero en épocas remotas, existieron numerosas variedades.

Una de las líneas de desarrollo del elefante,surgió hace más de 40 millones de años en África, desde donde se difundió por Eurasia: esta fue la línea de los deinoterios. 

La denominación de Deinotherium, o sea "mamífero terrible" fue asignada por Johann Jakob Kaup en 1829.

Queda claro que se trata de  una especie de elefante, dado sus colmillos, su flexible trompa y su descomunal tamaño. 


Llegaba a medir más de 4 metros de altura hasta los hombros, o sea, muy superior a la de un elefante de nuestros tiempos. 

En aspecto era similar a un elefante, pero su diseño era distinto.Contrapuesto al actual, el deinoterio presentaba los "colmillos" en la mandíbula inferior en lugar de salir de la superior. 

Los dientes de las mejillas eran distintos en su estructura, dado que le permitían moler la comida al frente y cortarla atrás. 

Los dientes de los actuales elefantes, les permiten sobre todo moler su alimento. 

Los curvados "colmillos" del deinotherium aparecen frecuentemente, gastados o rotos. 

Es probable que los emplearan en arrancar la corteza de los árboles, moviendo hacia abajo su enorme y pesado cráneo. 

El Dinoterio, cuyo nombre significa "bestia terrible" fue un mamífero inmenso, el segundo más voluminoso, solo superado por el Indricotherium, también conocido como Baluchitherium.

Dinoterio comparado con el Baluchiterio

Jirafa comparada con el Baluchiterio

Se trata evidentemente, de un mamífero fósil de gran tamaño que vivió durante el período Mioceno. Parecido al elefante, llegaba a superar lo  5 metros de longitud corporal,con dos curiosos "colmillos" en la mandíbula inferior vueltos hacia el pecho.

Estos proboscídeos,  existieron en la era Terciaria (Cenozoica) y comienzos de la Cuaternaria ( Antropozoica). Aparecieron en África y pasaron luego al sur del Asia, la India y el Pakistán. 

En Europa se extinguieron al final del Pleistoceno, con las convulsiones derivadas de los cambios climáticos, provocados por fenómenos cósmicos, tales como lluvias meteoríticas y también impactos cometarios.





Su más distintiva característica son dos "colmillos" (incisivos muy desarrollados) que continúan como ganchos la curvatura de la mandíbula inferior. 





Su dieta era suave, como lo evidencian los molares poco desgastados: plantas al nivel del suelo, vegetación del bosque, utilizado los colmillos para desgajar la corteza y la vegetación. 

Migraban de bosque en bosque, atravesando pastizales y praderas. 

El fósil más antiguo fue encontrado en Etiopía. Corresponde al período Oligoceno y era del tamaño de un hipopótamo. 

En el Mioceno emigraron al continente Euroasiático. 

Francia y Alemania, Grecia y Malta,India y Pakistán cuentan con fósiles inmensos del Deinotherium Giganteum y del Deinotherium Indicum

El período Mioceno, cuando la Tierra se vio conmovida por "la moda" de los mamíferos gigantes, fue evidentemente su época de gran esplendor.




Protegidos de los carnívoros por su descomunal tamaño, no tenían ningún depredador que se atreviera a enfrentarlos.

En Rumania se encontraron los restos fosilizados de los últimos ejemplares que sobrevivieron en comarcas europeas.


En el continente africano,vivieron hasta hace un millón de años, según lo demuestran contundentemente, los fósiles encontrados en Kenia.

Las causas del declive y desaparición de una especie tan larga y exitosa, han permanecido en las brumas del tiempo.

Gigantes supuestamente destruidos por el Diluvio

Otras variadas especies, asimismo integrantes de la Megafauna de esa época, también se esfumaron casi simultáneamente.


Los fenómenos celestes, a los que hace alusión la Teoría del Meteorito Tolimán, explican tal extinción por los procesos de cambio climático originados por el impacto de meteoros y cometas, que cambiaron drásticamente las condiciones ambientales hasta entonces imperantes, hacia fines del período Pleistoceno y el comienzo del Holoceno.





Prometiendo continuar  con esta apasionante temática de extinciones biológicas,ocasionadas por fenómenos astronómicos, Brunetto se despide de los benévolos cibernautas hasta otra oportunidad.

  

Agradecimiento y cierre:

Destacamos la invalorable colaboración de los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira en las ilustraciones que engalanan este artículo.

Se aclara además que todos los artículos de este sitio digital de autoría del suscrito Carlos Brunetto, tienen por objetivo principal el empoderamiento de las actividades educativas y de divulgación cultural, así que un importante esfuerzo ha sido hecho para presentar conceptos, descubrimientos, teorías, y conclusiones técnicas y socio-políticas, sin utilizar un rebuscado vocabulario propio de especialistas, y tratando de presentar las ideas con el mayor rigor posible aunque siempre buscando sencillez y fácil comprensión.

Esperando que este contenido haya sido de utilidad y agrado para los benévolos ciberlectores, como es habitual Brunetto se despide de todos con un fuerte abrazo, y hasta la próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario