domingo, 1 de septiembre de 2013

El "Estiracosaurio" : Un formidable "Dinosaurio" astado de temible aspecto

Galería de impresionantes dinosaurios herbívoros



Estiracosauro: empezando a conocer las características de este enorme animal

El Estiracosaurio, tenía un gran cuerno en la nariz y varios picos en forma de abanico.

Al igual que sus parientes, como el Monoclonio, el Triceratops y el Pentaceratops, eran todos animales vegetarianos y muy pacíficos. Sólo en caso de necesidad, utilizaban sus cuernos para defenderse.

Durante el año 1913, el Dr. L.M. Lambe, ubicó en Norteamérica, en terrenos del período Cretácico, el primer esqueleto fosilizado de este extraño ejemplar.

El Stiracosaurio era un animal blindado, y constituía uno de los más espectaculares representantes de los ceratópsidos (dinosaurios con cuernos).

Éstos a su vez, representaban el último y más popular grupo de los Ornitisquianos (dinosaurios con pelvis de pájaro).

Los ejemplares estaban bien protegidos por grandes cuernos y un collarín óseo, que rodeaban al cráneo. Sus potentes mandíbulas y su morro, en forma de pico de loro, le permitían cortar los vegetales más coriáceos.

El Stiracosaurio (literalmente reptil con pinchos) tenía un gran cuerno nasal, largo y recto, pequeños cuernos frontales, así como seis largas espinas saliendo de su cuello acorazado.

Este animal gigantesco y grotesco, con espinas de varios metros de largo, debía resultar impresionante, aún para los más grandes carnívoros.

El Styracosaurus o reptil con espinas, fue un dinosaurio cornudo, primo cercano del famoso Triceratops. Contaba con un gran cuerno nasal, otros más pequeños sobre las cejas, y seis formidables "protuberancias", alrededor de una gola estrellada, que se desplegaba imponente en el ataque.

Esto podría haberle proporcionado una segura defensa contra los temibles "carnosaurios". También pudo servirle como arma, para lidiar con otros machos de su especie.

Si bien algunos eran solitarios, se admite que generalmente vivían en manadas.

El Styracosaurus era un notable dinosaurio astado, con un formidable collar de espinas. Pariente próximo del "Monoclonio" (que también ostentaba un solo cuerno sobre su nariz), era sin embargo, más voluminoso y provisto de una mayor coraza.

Todos ellos eran reptiles cuadrúpedos y vegetarianos. La variedad de cola corta, medía unos cinco metros y medio de largo. Su peso total se estima en más de mil ochocientos kilogramos. Su dieta consistía en plantas. Vivió en la región occidental del Canadá y de los Estados Unidos. Su esplendor se dio fundamentalmente durante el Cretácico, entre 75 y 65 millones de años atrás.

El Estiracosauro era una "lagarto coronado", un grotesco animal de la familia de los dinosaurios cornudos. Su cabeza era enorme, de casi dos metros de largo, y su boca contaba con aristas afiladas, terminando en un pico de loro. Con esto recogía los vegetales de los que se alimentaba.

Era muy grande y lento en sus movimientos. Vivía siempre en la tierra y no buscaba refugio en el agua, como lo hacían otros, cuando los atacaban sus feroces parientes, los "dinosaurios carniceros", a los que no lograba intimidar con su aspecto amenazador.

Su blindaje extraordinario, constaba de placas con protuberancias, coraza, pinchos y espinas.

Este formidable "lagarto espinoso" contaba con cuatro a seis astas, saliendo del volante del cuello, y un ancho cuerno en su nariz, el cual medía más de 60 centímetros de largo.

Esta robusta variedad, superaba los seis metros de longitud, pesando más de tres toneladas.

Con casi dos metros de alto, se apoyaba en cuatro patas, muy robustas por cierto, y una cola relativamente más larga.


Su cráneo contaba con un filoso pico y molares de corte, lo que sugiere que, las plantas recogidas, eran cortadas en rodajas.

La ornamentación craneal era muy variada, con proyecciones y nódulos, lengüetas y adornos.

Estudios recientes, indican que por lo general caminaban más rápido que los elefantes.

Eran animales de manada, como lo sugieren los lechos de huesos, asociados a varios tipos de depósitos fluviales.


El gran cuerno nasal y el vistoso volante, conforman el "adorno facial" de los Ceratópsidos. Se ha sugerido que los volantes podrían haber servido de anclaje a los poderosos músculos de las mandíbulas.

Fuera de discusión, se acepta que las grandes espinas, le habrían dado al Estiracosaurio, un aspecto extraordinario. Pero también pudieron utilizar sus cuernos y espinas para la defensa. Marcados hoyos, agujeros, profundas lesiones y todo tipo de daños en los cráneos ceratópsidos, se han atribuido a los combates.


Últimamente se sugirió que el gran volante de los dinosaurios con cuernos, tal vez haya ayudado a incrementar el área corporal, contribuyendo así a la termorregulación, como las orejas en los elefantes.

Una hipótesis parecida, ha intentado explicar las "placas de los Estegosaurios".

La enorme diversidad de formas y arreglos en los volantes, hace pensar que una de las principales funciones era la exhibición. Mediante ella se reconocían las especies, ya que estos dinosaurios se diferenciaban en sus "adornos", haciendo a cada especie, altamente diferente de las otras.

De su cráneo, grande y largo, salían enormes espinas que apuntaban hacia atrás. Dichas espinas se formaban de las "protuberancias óseas" que rodeaban el cuello. Éstas eran comunes en los Ceratópsidos, pero por lo general, eran pequeños y romos, en lugar de largos y puntiagudos, como en el Styracosaurus.


El gran cuerno alto de la nariz, apuntaba hacia arriba.

Contaba también con dos cuernos muy pequeños, sobre los ojos.

Esta formidable disposición de coraza y cuernos, puede haber ayudado al curioso dinosaurio astado, a protegerse contra los "depredadores". Sin embargo, es indudable que también los pudo utilizar como "advertencia" contra rivales de su misma especie.



Dos Estiracosaurios en combinada defensa ante el ataque de un Carnosaurio

El imparable ataque del Estiracosaurio que embestía a sus oponentes a la manera de un gran rinoceronte

Recreación del Styracosaurus Baltow en el 'Bałtow Jurassic Park', Polonia


Comparación de tamaños entre un Estiracosaurio y un humano


Cráneo del Styracosaurus albertensis


Estiracosaurios formando un círculo defensivo para proteger a los ejemplares más débiles, del temible ataque de un Tiranosaurio

Dos enormes Ceratópsidos cretácicos: El Triceratops de tres grandes cuernos (a veces llamado el Grifo) de 9 metros de longitud y 9 toneladas de peso, y el imponente Estiracosaurio (de la variedad robusta) con un gran cuerno en la nariz y varios picos en forma de abanico.

Aclaración: Las figuras humanas son meramente ilustrativas a efectos de comparación de tamaños, pero obviamente, el hombre y los dinosaurios no fueron contemporáneos, sino separados por la friolera de 65 millones de años ; en la imagen, se observan a la izquierda, un Estiracosaurio, al centro un Estegosaurio, y a la derecha un Ceratosaurio






Combate mortal entre un estiracosaurio y un tiranosaurio









ACLARACIÓN FINAL: El Espiracosauro, lagarto coronado de grandes espinas, vivió en el Cretácico tardío, hace unos 75 millones de años; los ejemplares más voluminosos medían 6 metros de largo y pesaban 4 toneladas. La elaborada estructura de púas y el gran cuerno nasal, eran utilizados por el animal, para defenderse de los dinosaurios carniceros, pero además, cumplían otras dos importantes funciones: atraían a la pareja, y servían para impresionar a sus enemigos. Medían unos 2 metros de altura, y contaban con cuatro robustas patas y una cola gruesa.

Otras defensas desarrolladas por los herbívoros, para protegerse de los ataques de los dinosaurios carniceros

Caso de los Triceratops



Caso de otros dinosaurios





AGRADECIMIENTO Y CIERRE: El autor de estas líneas, expresa su sincero agradecimiento a los ingenieros Juan Carlos Anselmi Elissalde y Aulo Fernando García Texeira, por las ilustraciones que engalanan este texto.

Y como siempre, esperando que este artículo haya brindado un panorama claro y completo sobre la temática abordada, Brunetto se despide de los curiosos y consecuentes lectores hasta una próxima entrega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario